¿Cómo obtener un préstamo sin buró?

Por: Sam Burgoon

Las personas que realizan una solicitud de préstamos y las que tienen un crédito actualmente son introducidos a una base de datos financieros. En México, la conocemos como Buró de Crédito. Es un registro del historial crediticio, y se accede a él incluso al solicitar créditos por primera vez.

Obtener préstamos sin Buró de crédito

El buró de crédito es una empresa independiente del gobierno e instituciones financieras. Su objetivo es reunir información relativa al comportamiento financiero de personas físicas y morales. Evalúa datos que incluyen los préstamos solicitados, el manejo del préstamo y la solvencia de los créditos. Esta información se recopila y proporciona luego a empresas afiliadas al buró de crédito. Ejemplos de tales empresas son: entidades bancarias, compañías automotrices, compañías telefónicas, arrendadoras, tiendas departamentales, otros establecimientos comerciales, y otras compañías que aceptan el préstamo como método de pago. Junto al Buró de Crédito, estas empresas evalúan a quienes han solicitado dinero mediante un crédito para tomar su decisión.

Entonces, podría decirse que estás en Buró de Crédito después de solicitar un préstamo que se aprueba, tengas un mal historial crediticio o no, e incluso si es tu primer préstamo. Estos datos del buró constituye información confidencial. Por ello, puedes confiar en que nadie podrá tener acceso a la misma con la excepción de las empresas afiliadas al buró.

El Buró de Crédito constituye así un paso importante para determinar si otorgar o no un préstamo de dinero. Permite elaborar un perfil conductual y económico de quien solicita el crédito, agilizando así el trámite financiero. Es así como se toma una decisión más rápida y se evitan demoras y errores de cálculo de riesgo. No solo procesa información relativa a diferentes tipos de préstamos personales a nivel nacional para luego almacenarla. También registra datos de los usuarios, incluyendo su nombre, fecha de nacimiento, RFC (Registro Federal de Contribuyentes), teléfono, dirección, entre otras. Es así como es capaz de organizar un reporte para empresas afiliadas con la datos crediticios como por ejemplo:

  • Frecuencia de préstamos
  • Saldo deudor
  • ¿Lo pagó? ¿Cuándo?
  • ¿Cómo ha sido su pago del préstamo?
  • ¿En algún momento se atrasó para pagar el préstamo? ¿Cuánto tiempo?
  • ¿En qué momento dejó de ser impuntual?
  • Monto del crédito que le fue otorgado

Es impotante aclarar que el Buró de Crédito no dicta si se otorgan los créditos. Tampoco recopila información de su cuenta bancaria ni averigua con cuánto dinero cuentan. Únicamente procesa la información de préstamos anteriores, manteniéndola almacenada y actualizada. Es con esta información que cada institución decide si considera o no viable el crédito para el solicitante.

Los préstamos personales sin buró son aquellos en los cuales no se revisa el historial de crédito como requisito para poder solicitar el dinero que necesitas.

Alternativas para obtener préstamos sin buró de crédito

Para poder solicitar un crédito en entidades bancarias deberás demostrar que eres capaz de administrar tu cuenta bancaria, el pago de de tu tarjeta de crédito, entre otros. Para eso, se evaluará tu forma de responder a préstamos en el pasado. En caso de un primer préstamo de dinero, deberás ser capaz de mostrar un comprobante de ingresos. Si ha tenido alguna solicitud de crédito previa, no deberás tener atrasos ni deudas sin pagar. Si tienes un historial turbio en buró, la entidad bancaria instantáneamente niega el dinero. De esta forma se protege a sí misma de un crédito que constituye un riesgo alto de pérdida. En ocasiones, y cuando el antecedente negativo es grave, el rechazo de la solicitud se realiza de forma automática.

Es por eso que las entidades bancarias rechazan muchas solicitudes de préstamo. Estos clientes suelen tener un perfil de muy baja confianza para la entidad bancaria, basándose en su historial. Para obtener dinero de estas entidades financieras se deben cumplir varios requisitos, y el primero es un historial limpio. De no tenerlo, se puede negar o rechazar la solicitud de préstamos personales.

Volver atrás un desliz en el historial de crédito puede ser muy complicado, especialmente quien está listado en buró de crédito. En estos casos, obtener la aprobación para un préstamo urgente es difícil, a veces imposible. La situación adversa de la economía México unida al estrecho margen de selectividad de las entidades financieras hacen de los préstamos personales sin Buró de crédito una alternativa atractiva para resolver problemas monetarios de forma inmediata.

Es posible solventar la deuda o acceder a estos préstamos sin buró de diferentes maneras:

  1. Negociación de quita

En México, la quita no constituye préstamos personales sin buró. Sin embargo, podría facilitar los problemas de dinero a quien tiene un mal historial y una deuda activa. Es un acuerdo entre el prestamista y quien recibió el préstamo. En el acuerdo, el deudor paga sólo un porcentaje de su deuda con tal de que la entidad bancaria o cualquiera que haya sido su acreedor renuncia al resto del monto a pagar. Es decir, el deudor termina pagando apenas un porcentaje de su deuda total.

¿Cómo funciona? Podrá parecer muy ventajoso para el deudor, pero la entidad financiera prefiere asegurar un porcentaje a perder toda la inversión y no recibir nada. Por eso, se ofrece un descuento que debe negociarse, y va desde un 30% hasta un 80% del monto total. Además de disminuir la deuda, podrá elegir pagar este acuerdo en una, dos, o tres partes.

Parece una solución fácil, e incluso algo absurdo de parte de una entidad bancaria. Sin embargo, antes de la negociación el usuario pasó por meses de constante presión y hostigamiento. Además, aún perdura un problema que se reflejará al pedir préstamos a futuro. Se suspenderá desde ese momento el estatus crediticio de la persona y quedará su nombre fichado en Buró de Crédito. En la práctica, no podrá pedir crédito de ningún tipo durante los próximos 6 años. Quedará el reporte en el historial crediticio, advirtiendo que has pagado de forma incompleta y no eres viable para recibir nuevos préstamos.

Pasados los 6 años, se elimina tu nombre del registro, pero el pasar del tiempo no mejora automáticamente el puntaje crediticio. Cualquier trámite futuro de préstamos personales podrá verse afectado por tu historial de crédito negativo.

Sabiendo esto, hay compañías que reducen las consecuencias que resultan de la negociación de una quita. Así, servirán como mediadores entre el deudor y su acreedor. Por ejemplo, Resuelve tu Deuda es una de estas empresas con renombre en la República. Esta podría ser una solución para quien busca préstamos personales sin buró de crédito.

  1. Pedir préstamos en línea sin chequear buró de crédito

Es una modalidad de préstamos en línea, sin Buró de Crédito, realizados a través de una página web. En internet hay varias entidades financieras con préstamos en línea inmediatos, a través de una página web. Pueden ofrecer distintos precios y tasas, con préstamos rápidos y seguros. Puedes pedir préstamos personales sin buró de montos de dinero variables, hasta $2.000 MEX, incluso en 15 minutos.

Para aprobar préstamos en línea no se toma en cuenta historial crediticio ni buró de crédito. Tampoco revisarán si tiene algún crédito activo con instituciones financieras. Se trata de un préstamo sin buró mediante una página web, acortándose así el tiempo en recibir el dinero. Así, estos préstamos online pueden ahorrar a las personas la visita a una entidad financiera, la presentación de requisitos complicados, y la alta probabilidad de crédito denegado. Al contrario, lo único que necesitas tener es acceso a Internet mediante un celular o computador.

Podría elegir este tipo de préstamos personales sin buró mediante una página web por una infinidad de motivos. Por ejemplo, estar al día con un pago atrasado, pagar cuotas vencidas, o incluso una deuda. Algunos tienen motivos banales como contar con dinero para una celebración o aprovechar una oferta. O puedes usarlo inteligentemente como capital inicial para un emprendimiento que con el tiempo sabes que dará fruto.

Es probablemente uno de los préstamos personales sin buró más fáciles de realizar y que otorgan créditos inmediatos o en muy poco tiempo. Solo necesitas ir directamente a la página web, presentando tu solicitud a cualquier hora, cualquier día, y desde casa. Tendrás para elegir varias alternativas de préstamo y pago, y el crédito se realizará de forma rápida y fácil. Para estos préstamos en línea deberás tener 18 años o más, ser tú mismo el titular de la cuenta bancaria beneficiaria, y presentar tu Documento de Identidad. En algunos casos, necesitas también un correo electrónico al que tengas acceso. De cualquier forma, no tendrás que preocuparte por el buró de crédito, pero tendrás que proveer toda la información que te piden, de acuerdo al caso.

  1. Utilizar un aval hipotecario

Cuando emiten un préstamo de montos de dinero muy altos, las entidades bancarias pueden solicitar un aval como garantía de pago. Las condiciones varían, y generalmente puede tratarse de un vehículo o bien inmueble, o también ahorros monetarios. Entre estas opciones, el bien imnueble o el vehículo agilizan todo el proceso y facilitan más los préstamos; los requisitos que necesitas también se simplifican. Sin embargo, deberás tomar en cuenta un detalle: el monto a solicitar dependerá de la valoración que se realice de tu inmueble o vehículo. Además, es la misma entidad financiera la que realizará la valoración, decidiendo el monto del préstamo ofrecido.

Son préstamos personales sin buró de crédito presentados con distintos nombres. Pero en todo caso, no tienes que dar cuenta del uso que darás al préstamo. Puedes utilizarlo libremente sin aclarar tus motivos.

Si bien estos préstamos dan un respiro y ofrecen oportunidades en las cuales no se chequea el buró de crédito, también se deberá evaluar de forma concienzuda los motivos que mueven a pedir el préstamo, lo relevante que es el gasto, y si se trata de un activo (que generará dinero a futuro) o pasivo (que podría incluso generar más gastos). De no cumplir con los plazos de solvencia, podrías perder el aval hipotecario. Si el bien inmueble es tu propio domicilio puedes arriesgar tu vivienda y a las personas que viven en ella.

  1. Casas de empeño

En una casa de empeño los usuarios pueden solicitar préstamos rápidos cuando necesitan dinero urgente. En México, estas entidades no se asocian ni revisan el buró de crédito. Se regulan por la NOM-179-SCFI-2007. La protección del consumidor viene dada por la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC). Su contrato debe estar registrado ante Profeco. Existen más de 10 mil de estas casas de empeño en México. Ofrecen préstamos sin buró con intereses del 50% al 90% con créditos inmediatos.

Estos préstamos sin buró se tramitan sin comprobante de ingresos, y generalmente ofrece dinero en efectivo. Estos préstamos son de tipo ‘préstamo prendario’. En otras palabras, la casa de empeño no cuenta con el derecho de vender el bien o la prenda en cuestión. Este tipo de préstamos se considera sencillamente un traslado de posesión en el cual no se cede el dominio sobre la misma. Es una transacción más común en personas con bajos recursos.

No hace falta decir que ninguna casa de empeño revisa buró de crédito cuando ofrece préstamos. Para quien pregunta “¿puedo solicitar préstamos rápidos de dinero para situaciones urgentes sin buró y en 24 horas?”, la respuesta probablemente sea una casa de empeño, donde algunos tipos de préstamo no llevan más de 15 minutos, sin revisar cuenta bancaria ni pedir requisitos especiales. Es una alternativa si necesitas créditos en poco tiempo e incluso por más de 10 000 pesos.

Estos préstamos son sencillos y rápidos. Para obtenerlo, deberá acudir a una de estas casas de cambio con su documento de identidad y una joya o bien de valor. Estos dos podrían contarse como los únicos requisitos. Se verificará su mayoría de edad. El monto de estos préstamos dependerá del bien de valor, que podría ser: relojes, joyas, prendas de oro o de plata, automóviles, consolas de videojuegos, e incluso monedas antiguas. La casa de empeño comienza por determinar el valor del objeto y le dirá la cantidad por la cual está dispuesta a realizar el préstamo sin buró.

Si estás de acuerdo con el monto, deberás entonces completar un papeleo en el que deberás leer con atención las condiciones del préstamo. Presta atención a formas de pago, fechas, tasa de interés, y bajo qué condiciones vas a recuperar o perder totalmente el bien en cuestión. Al hacerlo y estar seguro de tu decisión y solvencia, podrás firmar el contrato. Generalmente el trámite lleva menos de 24 horas, a menos de que se trate de un bien que requiera una valoración especial, y no es necesario tener un buen historial ni requisitos especiales. Este tipo de préstamo sin buró puede destinarse a solventar deudas propias y de terceros sin dar razón de su uso.

  1. Reunificación de deudas

Dependiendo de la forma en la que te administras y tu estilo de vida, puedes tener la costumbre de acumular deudas, pago de tu seguro, el pago de préstamos, condominios, hipotecas, entre otros. Podrías también deber dinero a prestamistas por la necesidad de cubrir ciertos gastos inmediatos o los listados arriba. Esto sin incluir los gastos mensuales y diarios. Llega un punto en el que necesitas una alternativa para cumplir con tantas deudas.

Es entonces cuando la reunificación de deudas es útil. Se trata de agrupar todas las deudas, hipotecas, préstamos, en una sola cuenta, con una sola persona o entidad. De esta forma, estaremos sujetos a un único pago con una tasa de interés fija que facilita su pago y proporciona mayor control financiero.

No todas las entidades bancarias querrán asumir los préstamos y deudas de un cliente. Las cosas se complican más si este cliente no tiene un buen historial crediticio, mucho menos si está fichado en buró de crédito. Pero existen compañías que brindan ayuda a estos usuarios tomando el rol de representante ante las deudas de su cliente y asumiendo el pago de las mismas. Desde ese momento y en el futuro, la empresa pasará a ser el único cobrador de este cliente en particular. Es por eso que se le llama “reunificar” deudas. Se podría decir que son préstamos sin buró para manejar las deudas y alivianar las cargas, pero no recibirás en el proceso ningún dinero en efectivo.

  1. Buscar a un avalista

Un avalista, también conocido como fiador, es aquella persona que se haría cargo de los pagos de tus préstamos en tu nombre. Cuando un avalista paga a tu nombre, se trata de un préstamo sin buró que puedes obtener en poco tiempo para responder a una entidad bancaria antes de que siga creciendo la deuda con la tasa de interés. En estos casos, tu avalista es aquel que cumplirá el rol de fiador, garantizándote préstamos que te permitan cumplir con tus obligaciones, deudas, y pagos.

Por supuesto, un avalista también debe estar amparado bajo derechos, y el acuerdo se negocia y se pone por escrito en un contrato. El avalista no se interpone entre ti y tu acreedor, así que la entidad bancaria o cualquier ente no acudirá a él sino a ti para realizar los cobros. Tu avalista servirá de segunda opción o plan de apoyo. Un avalista también tiene el derecho de señalizar tus bienes para pagar el préstamo. También tiene la potestad de dividir los montos de la deuda entre varias personas, especialmente si existe más de un avalista.

Todos estos derechos deben ser negociados, y pueden incluso ser excluidos cuando se realiza un contrato financiero. Sin embargo, tiene el derecho inalienable de reclamar pagos, abonos, cobrar intereses, e incluso cobrar una indemnización por perjuicios. Todos estos términos se pueden negociar durante la solicitud de aval y previo a la firma del documento.

Solicitar un préstamo con un avalista tiene varios beneficios:

  • Da una imagen profesional.
  • Tu fiador ofrece préstamos sin buró por montos mayores, pudiendo dejarte un poco de dinero en efectivo después de pagar tus deudas
  • Puedes negociar muchos detalles de tu solicitud de préstamos, inclusive la amortización anticipada.
  • Se puede negociar la solicitud de créditos inmediatos, con tasas de interés bajas en comparación con las entidades bancarias.
  • Se pueden pedir plazos de devolución adaptados a la necesidad real de tus negocios.
  1. Utiliza tu móvil como aval

Desde su creación, PayJoy fue una novedosa idea para obtener créditos en línea. Está adaptada a nuestro mundo actual con sus múltiples avances tecnológicos. Ofrece préstamos online para la compra de celulares financiados, necesitando para ello una cuenta en Facebook y una identificación.

En 5 minutos se aprueba en línea tu solicitud por parte de la fintech y podrás comprar tu smartphone. El uso del mismo dispositivo funciona también como garantía. Es otro método en el que puedes solicitar un préstamo personal prescindiendo totalmente del buró de crédito.

Para manejar las garantías, la compañía desarrolló una app que bloqueará tu celular si se registran pagos atrasados. Esta app se instala previamente a la entrega del dispositivo. No se puede hackear ni borrar, aunque muchos lo han intentado sin éxito. El 95% de los ingresos de esta compañía viene de este tipo de préstamos. El resto de los ingresos viene de la renta del mismo software a compañías micro financieras que también lo utilizan de manera similar.

Post Relacionado